CARPIO ABOGADOS Y ASOCIADOS
CIVIL
Menu
A+ A A-

PREFERENCIA DE LA SEGURIDAD JURIDICA DE LAS INSCRIPCIONES REGISTRALES SOBRE LA ADQUISICION DE PROPIEDAD DE PLENO DERECHO

 

 

"... La Ley ha preferido la seguridad jurídica que produce el efecto erga omnes de las inscripciones registrales, a los derechos que sólo entre las partes intervinientes logra la adquisición de la propiedad de pleno derecho al operar la prescripción adquisitiva de dominio, sin que el beneficiado haya procurado la declaración expresa del Organo Jurisdiccional conforme al Artículo novecientos cincuentidós del Código Civil; de tal forma que debe protegerse a los adquirentes de buena fe y garantizar la regular transferencia de los bienes ...".

 

CASACION Nº247-T-97/APURIMAC.

Concordancias:

                                                                         C.C.: Arts. 660, 898, 911, 927, 952, 2001 inc. 1 y 2014.

 

Lima, veintisiete de noviembre de mil novecientos noventisiete

LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPUBLICA; Vista la Causa número doscientos cuarentisiete - noventisiete, con los acompañados; en la Audiencia Pública de la fecha; y, producida la votación con arreglo a Ley, emite la siguiente sentencia.

MATERIA DEL RECURSO:

Se tata del Recurso de Casación interpuesto por doña Marcelina Palomino Sarmiento, mediante escrito de fojas ciento veintidós, su fecha diez de enero de mil novecientos noventisiete; expedida por la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Apurímac, que confirmando el auto apelado, en cuanto declara improcedentes las Excepciones de Cosa Juzgada; Prescripción y Falta de Legitimación para Obrar del demandado; así mismo confirmaron la sentencia apelada de fojas noventicinco, su fecha dieciocho de noviembre de mil novecientos noventiséis, declara fundada la demanda de fojas nueve, con lo demás que contiene.

FUNDAMENTOS DEL RECURSO:

El Recurso de Casación invoca como causales la aplicación indebida del Artículo novecientos once del Código Civil; y, la inaplicación de los Artículos novecientos veintisiete, seiscientos sesenta, ochocientos noventiocho y dos mil uno, incisos primero, del Código Sustantivo; sosteniendo para ello: a) que a la demandada recurrente en calidad de propietaria del bien submateria por prescripción adquisitiva de dominio no podía aplicársele el Artículo novecientos once del Acotado Código, debido a que ello corresponde en caso de ocupantes precarios; b) que, se ha dejado de aplicar el Artículo novecientos veintisiete del mismo Código, que prescribe que una pretensión de reivindicación no procede contra aquel que adquirió la propiedad por prescripción, que tal derecho lo ostenta la recurrente debido a que fue su madre quien adquirió la propiedad por posesión durante más de treinta años, y al ser declarada ella su heredera universal, dicho derecho le ha sido transmitido, conforme lo dispone el Artículo seiscientos sesenta del acotado; norma que tampoco ha sido aplicada al presente caso; inclusive, el plazo posesorio de su causante puede ser añadido al tiempo de posesión que la recurrente viene ostentando sobre el inmueble, a tenor de lo previsto por el Artículo ochocientos noventiocho, igualmente inaplicado; que en consecuencia estando al tiempo transcurrido, la pretensión del desalojo ha prescrito a tenor del Artículo dos mil uno, inciso primero, de la norma sustantiva.

CONSIDERANDO:

Primero.- Que, si bien son ciertas las afirmaciones de la demandada recurrente en relación a la forma de adquisición del derecho de propiedad de su causante, así como la transmisión de este derecho a su persona vía mortis causa; también lo es que ello no puede oponerse al derecho de propiedad del actor, debido a que en el presente caso opera el principio de la Buena Fe Registral, consagrado en el Artículo dos mil catorce del Código referido, por el cual el tercero de buena fe adquiere a título oneroso algún derecho de persona que en el registro aparece con facultades para otorgarlo, mantiene su adquisición una vez inscrito su derecho, aunque después se anule, rescinda o resuelva el del otorgante por virtud de causas que no consten en los Registros Públicos; toda vez que el demandante adquirió la propiedad del inmueble sub júdice por Escritura Pública del treintiuno de julio de mil novecientos noventiséis, inscrita el doce de agosto del mismo año, en la Ficha número ochocientos catorce del Registro de la Propiedad Inmueble, por venta de Juan David Andina Aranda y su cónyuge, quienes aparecían como únicos propietarios del bien en el tomo treintiuno, folio ciento sesentinueve, número nueve del mismo Registro;

Segundo.- Que, lo anterior no constituye un pronunciamiento injusto de parte de este Supremo Tribunal, sino que la Ley ha preferido la seguridad jurídica que produce el efecto erga omnes de las inscripciones registrales, a los derechos que sólo entre las partes intervinientes logra la adquisición de la propiedad de pleno derecho al operar la prescripción adquisitiva de dominio, sin que el beneficiado haya procurado la declaración expresa del Organo Jurisdiccional conforme al Artículo novecientos cincuentidós del Código Civil; de tal forma que debe protegerse a los adquirentes de buena fe y garantizar la regular transferencia de los bienes;

Tercero.- Que, en consecuencia no apareciendo de autos que exista mala fe en el actor, lo que hace aplicable la presunción prevista en el segundo párrafo del citado Artículo dos mil catorce; y no teniendo ya ningún efecto la prescripción de la pretensión de desalojo que subyace en el derecho de reivindicación, respecto del presente actor, las causales invocadas por la demandante no se configuran en el proceso que se examina;

Declararon: INFUNDADO el Recurso de Casación interpuesto por Marcelina Palomino Sarmiento, mediante escrito de fojas ciento veintidós, contra la resolución de vista de fojas ciento dieciocho, su fecha diez de enero de mil novecientos noventisiete; CONDENARON a la recurrente al pago de las costas y costos del recurso, así como a una multa de dos Unidades de Referencia Procesal; ORDENARON se publique la presente resolución en el Diario Oficial El Peruano; en los seguidos por don Paulino Peña Gonzales con doña Marcelina Palomino Sarmiento, sobre Desalojo; y los devolvieron.

SS. URRELLO A.; ORTIZ B.; SANCHEZ-PALACIOS P.; ECHEVARRIA A.; VILLACORTA R.

 

FUENTE                                  :   Diario Oficial El Peruano: Sentencias en Casación, viernes 3 de abril de 1998, Pág. 604.

 

36712 comments

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

back to top
Info for bonus Review bet365 here.

INICIO

CONSTITUCIONAL

CIVIL

PENAL

EMPRESARIAL

ADMINISTRATIVO