CARPIO ABOGADOS Y ASOCIADOS
CIVIL
Menu
A+ A A-

CAUSAL DE VIOLENCIA FISICA

"... La violencia física que contempla el inciso segundo del Artículo trescientos treintitrés el (sic) Código Sustantivo, se entiende como el trato reiterado, excesivamente cruel de uno de los cónyuges hacia el otro, quien dejándose arrastrar por brutales inclinaciones ultraja de hecho a su consorte y salva así los límites del recíproco respeto que ambos se deben ...".

 

CASACIONº 1992-T-96/TACNA.

Concordancias:

                                                                         C.C.: Art. 333 inc. 2.

 

FUENTE    :    Diario Oficial El Peruano: Sentencias en Casación, lunes 16 de marzo de 1998, Págs. 551-552.

 

Lima, veintitrés de octubre de mil novecientos noventisiete

LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPUBLICA; Vista la causa número mil novecientos noventidós - noventiséis, con los acompañados y producida la votación con arreglo a Ley, emite la siguiente sentencia.

MATERIA DEL RECURSO:

Se trata del Recurso de Casación interpuesto por doña Angélica Andía de Portilla mediante escrito de fojas doscientos noventidós, contra la sentencia de vista de fojas doscientos setentitrés, su fecha once de diciembre de mil novecientos noventicinco, que confirmando la apelada de fojas ciento cincuenticuatro, fechada el treintiuno de agosto del mismo año, declara Fundada en parte la demanda de fojas diecisiete respecto a la causal de Sevicia.

FUNDAMENTOS DEL RECURSO:

El Recurso de Casación se interpone por la causal de interpretación errónea de una norma de derecho material -inciso segundo del Artículo trescientos treintitrés del Código Civil-, y de la doctrina jurisprudencial.

CONSIDERANDO:

Primero.- Que, concedido el Recurso de Casación a fojas doscientos noventiséis, éste fue declarado procedente mediante resolución del primero de agosto de mil novecientos noventisiete por la causal invocada;

Segundo.- Que, la recurrente sostiene que la norma de derecho material se ha interpretado erróneamente puesto que la impugnada se apoya en un hecho aislado tomando como base el atestado policial que obra en el expediente número noventidós - noventicuatro, cuando la sevicia implica actos reiterados;

Tercero.- Que, sostiene, además, que no se ha tomado en cuenta el certificado médico legal que acredita que en la riña habida con su cónyuge -a la que se refiere el atestado policial antes mencionado- la recurrente sufrió la rotura de la nariz y que tampoco se ha tomado en cuenta el expediente número veintidós - noventicuatro;

Cuarto.- Que, la violencia física que contempla el inciso segundo del Artículo trescientos treintitrés el Código Sustantivo, se entiende como el trato reiterado, excesivamente cruel de uno de los cónyuges hacia el otro, quien dejándose arrastrar por brutales inclinaciones ultraja de hecho a su consorte y salva así los límites del recíproco respeto que ambos se deben;

Quinto.- Que, en autos ha quedado establecido que entre marido y mujer, quienes viven separados de hecho, se han producido disputas que en algunas oportunidades han degenerado en agresiones mutuas;

Sexto.- Que en tal virtud, se ha interpretado con demasiado rigor el mencionado dispositivo legal, y más aún, sin tener en cuenta la condición particular de los cónyuges, para apreciar si el ultraje justifica la drástica medida adoptada;

Por estas consideraciones; Declararon FUNDADO el Recurso de Casación interpuesto a fojas doscientos noventidós, en consecuencia CASARON la sentencia de vista de fojas doscientos setentitrés, su fecha once de diciembre de mil novecientos noventicinco, en la parte materia del recurso; y actuando en sede de instancia; REVOCARON la apelada de fojas ciento cincuenticuatro, del treintiuno de agosto de mil novecientos noventicinco, en cuanto declara fundada en parte la demanda de divorcio interpuesta a fojas diecisiete por don Gregorio Portilla Arenas contra doña Angélica Andía López, por la causal de violencia física; reformándola en este extremo la declararon INFUNDADA; MANDARON se publique la presente resolución en el Diario Oficial El Peruano; en los seguidos por don Gregorio Portilla Arenas con doña Angélica Andía de Portilla, sobre Divorcio por Sevicia y otras causales; y los devolvieron.

SS. URRELLO A.; BUENDIA G.; ORTIZ B.; SANCHEZ-PALACIOS P.; ECHEVARRIA A

24504 comments

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

back to top
Info for bonus Review bet365 here.

INICIO

CONSTITUCIONAL

CIVIL

PENAL

EMPRESARIAL

ADMINISTRATIVO